Precios y porcentajes en el libro electrónico

El Observatorio de la Lectura y el Libro, adscrito al Ministerio de Cultura, acaba de hacer público su informe El libro electrónico, en el que se da un repaso a los nuevos escenarios que se están produciendo en el panorama editorial. Prueba de la velocidad de los cambios es que hace muy pocos meses el propio Ministerio, en aquel caso a través del Centro de Documentación del Libro, elaboró otro informe bajo el título de El libro y las nuevas tecnologías: el libro electrónico, que este viene a complementar y actualizar.

Entre todos los temas tocados por el nuevo informe, se hace también mención a algunas preocupaciones de los autores, acerca de cómo va a influir en su obra la difusión digital, y en concreto de cómo va a afectar esto a la propiedad intelectual. Se recogen así algunas recomendaciones de la Sección Autónoma de Traductores de la ACE, ACE Traductores, tales como

[…] la necesidad de diferenciar entre los contratos de explotación de obras en formato papel firmados en su día, de aquellos que puedan firmarse a partir de ahora, incluyendo la explotación en formato digital; existen en la actualidad muchas editoriales que consideran la explotación de los derechos digitales como un formato más entre los tradicionales —tapa dura, bolsillo, rústica, etc.

También se recomienda para estos contratos referidos al libro electrónico «el establecimiento de un plazo de cesión de dos años, plazo inferior al aplicado en el caso del libro impreso, […] dado el desconocimiento actual sobre el funcionamiento del nuevo mercado».

Tanto la ACE Traductores como la Asociación Colegial de Escritores vienen haciendo un seguimiento del tema que queda reflejado en sus correspondientes secciones de noticias; así, la Comisión de Nuevas Tecnologías de la ACE ha divulgado ya varios comunicados en los que, además de lo que se recoge en el Informe ministerial, se hacen recomendaciones como esta:

Las regalías pactadas por descarga deberán ser superiores a las pactadas para el libro en papel, de forma tal que aunque el precio de la descarga sea menor que el del libro en papel, el escritor o en traductor no vean mermados sus ingresos por tal concepto. Estimamos que en el caso de los escritores no deberían ser inferiores a un 30% […]

No se trata de un debate restringido al ámbito español ni únicamente a los autores de textos, claro está. Si, como parece evidente, los costes de impresión, almacenaje y distribución van a disminuir, esta cuestión no solo se deberá reflejar en el precio final del libro: también el reparto de porcentajes entre los participantes en la cadena de valor del libro tendrá que variar, por lo que el correspondiente para los autores deberá ser superior al existente actualmente para el libro en papel.

Es un tema complejo —y su complejidad queda de manifiesto en este informe del Observatorio de la Lectura y el Libro, con sus 79 páginas—, que también nos debe preocupar en el sector de la ilustración, ya que los contratos en los que se habla del libro electrónico no son ninguna novedad tampoco para los autores gráficos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Basic HTML is allowed. Your email address will not be published.

Subscribe to this comment feed via RSS