Extractos del Informe 2008: el sector de la edición (II)

«Libro infantil y juvenil/libro de ficción

De acuerdo con el Anuario sobre el libro infantil y juvenil 2008 (PDF, 1,58 Mb) el sector editorial de la literatura infantil y juvenil en 2006 vendió 40 millones de ejemplares, lo que representó un 14,8% de aumento respecto a 2005 y la confirmación de la tendencia ascendente observada en el primer lustro del siglo. El libro juvenil se considera “el motor del sector editorial por su auge desde el punto de vista de las ventas y desde criterios literarios”. Entre 2001 y 2006 se pasó de editar en España 9.894 a 12.178 títulos anuales; de 44,6 a 60 millones de ejemplares. Según el informe Los libros infantiles y juveniles (PDF, 51 Kb) del Ministerio de Cultura (2007), este es “el subsector con mayor porcentaje de traducciones (47,3%)”, lo que viene a confirmar el interés por el máximo abaratamiento de los costes de producción.

Libro de texto escolar

De acuerdo con el informe Comercio interior 2007 de la FGEE, “literatura, con una cuota de mercado del 21,2% y Libros de texto con un 25,7% son las materias con mayor porcentaje de facturación respecto al total”. Por tanto, el libro de texto escolar está de forma clara a la cabeza de los niveles de facturación de la industria editorial española. Las características propias del libro de texto hacen que tenga una problemática específica. Por una parte, por los condicionantes de mercado, ya que este es el más directamente dependiente de un consumidor cautivo, a causa de la escolarización obligatoria. Por otra, en cuanto a la contratación, dado que los editores han impuesto la práctica discutible del contrato de Obra Colectiva, amparándose en la definición que de ella hace el título 8 de la Ley de Propiedad Intelectual, pensada en realidad para aquellas obras en las que resulta imposible distinguir la contribución de cada autor, como es el caso de los diccionarios y las enciclopedias, pero que no debería tener aplicación en lo que respecta a las ilustraciones, ya que son claramente distinguibles en su autoría, aun cuando varios autores colaboran en la misma obra.

Es el sector del que han vivido un mayor número de profesionales de la ilustración, y, sin embargo, de los que ha experimentado una mayor reducción de los honorarios nominales. Es, por otro lado, el sector en el que se augura una crisis mayor por la reforma (o reformas) educativa, y la creciente importancia de los instrumentos tecnológicos en el aprendizaje: el mismo modelo “libro de texto” está puesto en entredicho por los interactivos e Internet.

Es muy posible que los cambios en este campo sean uno de los factores que más vayan a contribuir a cambiar el perfil de la profesión de ilustrador en el futuro inmediato.

Cómic

Las editoriales de cómic españolas siguen siendo reacias a ofrecer datos sobre las tiradas y las ventas de sus libros, lo que tradicionalmente se ha interpretado como muestra de la debilidad de este subsector editorial, que prefiere no exhibir demasiado sus cifras ante la pequeñez de lo que puede ofrecer. Así, aunque se sabe oficiosamente de tiradas importantes para algunos títulos, como es el caso de algunos grandes éxitos del cómic japonés, se viene estimando que las tiradas medias de los libros de historieta deben de estar entre los 1.000 y los 3.000 ejemplares.

En el Anuario de la Historieta 2007, editado por la AACE, Álvaro Pons refleja una evolución del número de títulos editados anualmente en España, y entre 2001 y 2007 se pasó de 1.348 a 2.453; de ellos, en 2007 solo el 10% eran de autores españoles.

En todo caso, gracias a la confluencia de muy diversos factores, pero quizá más debido a iniciativas socioculturales que a las de la propia industria, el cómic ha ido ganando presencia y prestigio en la sociedad, lo que se materializa en la utilización del término «novela gráfica» para intentar descubrir a nuevos públicos la existencia de un tipo de productos que desconocían.

Las pequeñas tiradas implican unos pagos muy escasos para los autores. En general, desde el sector de los editores, se opina que “solo se normalizará esta situación cuando se normalicen las ventas del producto en el mercado” (y que en esa lucha por normalizar el mercado, los editores están arriesgando su dinero); se añade que hay que tener en cuenta que lograr esto no es tan fácil con autores nuevos como con los que ya están de una u otra forma consagrados.»

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Basic HTML is allowed. Your email address will not be published.

Subscribe to this comment feed via RSS