Algunas respuestas (II)

En la deriva del mundo editorial en materia de ilustración se mezclan las viejas prácticas con otras nuevas, que responden a tendencias a nivel mundial. Las viejas afectan, por ejemplo, a la insuficiencia de las tarifas —sean adelantos o tantos alzados— y traducen una actitud endémica de poca valoración del trabajo de los y las profesionales de la ilustración.

Históricamente los editores de España no han considerado que su función de directores de producción incluyese financiar una parte del trabajo inicial del ilustrador, y de ahí la práctica común del adelanto sobre los royalties. Eso explica que mientras en países como por ejemplo Francia, Estados Unidos, o Alemania, las cantidades a cuenta se han calculado desde un mínimo del 60% de los royalties correspondientes a la venta de la primera edición, en España en cambio se han situado sobre el 20, el 30 o un máximo del 40% de esa venta.

Lo nuevo es que en casi todos los países con industria editorial significativa se ha instalado una dinámica de sobreproducción de libros. Se priorizan pues los libros muy baratos de producir y por tanto se recorta el presupuesto de la ilustración, tanto en adelantos como en porcentaje de royalties. Las viejas prácticas se encuentran muy cómodas en esta tendencia general que incluso sirve para legitimarlas. Nos modernizamos a la baja.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Basic HTML is allowed. Your email address will not be published.

Subscribe to this comment feed via RSS